Charla MACBA Barcelona

Actualidad psicodélica: investigación, cultura y aplicaciones – 30 Abril 2022

Simposio de la mano de expertos en el campo de la investigación con sustancias psicodélicas

Será una jornada dividida en dos partes: por la mañana contaremos con charlas de carácter científico en las que investigadores y expertos nos mostrarán los hallazgos obtenidos en los últimos estudios y ensayos clínicos con psicodélicos y su uso terapéutico.

Por la tarde, tendremos charlas de carácter más divulgativo en las que exploraremos algunos de los muchos derroteros a los que nos podemos acercar a través del uso de psicodélicos como la filosofía o el arte.

Contaremos también con espacios de discusión para crear un espacio bidireccional de intercambio de ideas. Queremos que sea un espacio fértil donde la psicodelia sea el hilo conductor que una profesionales y aficionados, académicos y público lego.

Programación

CICLO INVESTIGACIÓN (12:00 – 14:30)

Seguridad y eficacia de la psilocibina en participantes con depresión refractaria al tratamiento (P-TRD) Óscar Álvarez , Psiquiatra e investigador y Gemma Guarch i Giné , Psicóloga

La ibogaína en el tratamiento de la dependencia a la metadona: Resultados preliminares. Genís Oña , Investigador

El potencial terapéutico de la ayahuasca en los procesos de duelo. Débora González , Psicóloga

Tratamientos con psicodélicos: actualidad clínica, cambios de paradigma y futuro de una industria naciente. Antón Gómez-Escolar , Psicofarmacólogo

CICLO LAZOS PSICODÉLICOS (16:00 – 19:00)

Experiencias sanadoras: un diálogo entre psiquiatría, filosofía, y medicina psicodélica. Óscar Soto , Psiquiatra

El mutualismo y el cultivo de los hongos. Isaac Vidal , Neurobiólogo

Farmagia. Ulises Eliza, Artista

La desvanecida y necesaria ritualidad psicodélica. Dr. Josep Mª Fericgla, Dr. en antropología, etnopsicólogo e investigador, escritor y psicoterapeuta.

Terminaremos con un sorteo de dos cursos online de la mano de Microdosing institute y una mesa redonda con todas las ponentes.

¡No te quedes sin tu plaza!

Hemos puesto a la venta 500 entradas online por donación que se pueden comprar en la misma página.

Para los que quieran asistir de modo online, tendremos toda la información muy pronto.

Stay tuned!

Testimonio de un paseo psicodélico

Por Oliver Sutton

Fue la puesta de sol más asombrosa. Cuatro de nosotros estábamos sentados entre las rocas y los arbustos de la ladera de la montaña contemplando la escena en un silencio sobrecogedor. Estábamos en un estado de apertura tierna y agradecida, provocado por haber bebido un brebaje hecho con el cactus de San Pedro unas cuatro horas antes. Sin embargo, en esa ladera de la montaña el tiempo no significaba nada. Estábamos presentes. Presentes en ese paisaje antiguo, con las líneas del horizonte alejándose, cada una con un tono sutilmente más claro que la anterior, evocando una profunda impresión de espacio, profundidad y mitología; presentes entre nosotros y presentes, por supuesto, con ese majestuoso y misterioso sol y su orbe familiar de luz pulsante. Alguien mencionó más tarde cómo en ningún momento ninguno de nosotros trató de capturar ese momento. Qué revelador, que en una era de registro obsesivo de cualquier imagen que pueda ser remotamente significativa o estéticamente agradable, ni siquiera se nos ocurrió tomar una foto de esta vista tan hermosa y profunda. ¿Era siquiera un espectáculo? ¿No era más bien un sentimiento? ¿No sentimos los naranjas, rojos y amarillos mientras nadaban y palpitaban en el horizonte? Y la caída del sol por debajo de la línea del horizonte fue solo el comienzo. La desaparición del sol pareció liberar colores del otro extremo del espectro. Los tonos profundos de azul y violeta, añil y magenta, todos los colores que el San Pedro había hecho brillar y ondear en nuestro campo visual durante la tarde, como si estuvieran jugando al escondite con nosotros, se desangraron en el crepúsculo. Nadie trató de grabar la escena, pero hubo una palabra que se nos ocurrió, resonancia. Lo mencioné en un momento y alguien más dijo inmediatamente que esa era la palabra que había estado luchando por encontrar. El Sol y el cielo y toda la escena resonaban con los colores del San Pedro y nosotros resonábamos con ellos.

Este es solo un momento del paseo psicodélico organizado por la Sociedad Psicodélica en las laderas de la montaña del Cabeçó d’Or, cerca de Alicante. Dirigida por Sanson, la caminata era parte de un retiro psicodélico que se estaba realizando en La Mezquita y mi pareja y yo nos unimos a ellos por el día. Nos encontramos con Sanson, Carla y los otros tres participantes en un aparcamiento en la ladera de la montaña y desde allí caminamos por un sendero entre arbustos y árboles durante unos quince minutos hasta que llegamos a un claro para sentarnos. Esta iba a ser la primera parada en la que beberíamos el brebaje antes de continuar hacia el lugar al que se hacía referencia sólo como ‘El Árbol’. Sentados en círculo, Sanson nos habló un poco sobre el plan del día y sobre San Pedro antes de verter un líquido oscuro y ligeramente viscoso en una pequeña taza. Después de decir unas pocas palabras, se lo pasó al primero de nosotros. Cuando me tocó a mí beber el brebaje, me llamó la atención lo intenso y amargo que era. No fue tarea fácil tragarlo sin arcadas. Cuando todos los que planeaban beber el brebaje lo hubieron hecho, continuamos nuestro camino hasta que llegamos a un terreno amplio y llano con un gran árbol en el otro extremo. Este iba a ser nuestro patio de recreo con San Pedro.

¡Y qué patio de recreo! Cuando llegamos ya sentía el efecto del brebaje actuando sutilmente en mis sentidos y mi conciencia. Si bien estoy seguro de que habría considerado hermoso el espectacular terreno bajo cualquier circunstancia, a medida que el San Pedro comenzó a disolver nuestras nociones culturalmente condicionadas de espacio, tiempo y belleza, nos encontramos cada vez más en medio de un paisaje que se sentía antiguo, impresionante, inspirador y excepcionalmente apropiado para experimentar la embriaguez de esta planta del desierto. La palabra ‘patio de recreo’ describe bastante bien el contexto de la experiencia creada por la Sociedad Psicodélica. No era un contexto terapéutico o ceremonial aunque había elementos de ambos incluidos. 

Si tuviera que definir la atmósfera que se creó, tendría que incluirlo en esa categoría amplia y demasiado vaga de ‘recreativo’. Llegamos y, en el transcurso de las siguientes horas, pasamos el rato en el árbol. No hubo actividades organizadas excepto un picnic. Más bien, la gente charlaba, se iba a sentar sola, volvía, miraba el paisaje, miraba el detalle de alguna planta o roca… Mi predilección es tocar el tambor y cantar, así que eso es lo que hice, tocar el tambor y cantar desenfadadamente. En una ocasión anterior, Carla había mencionado lo simple que encontraba la experiencia psicodélica: solo necesitas un lugar agradable para pasar el rato y personas con las que te llevas bien y la planta se encarga del resto. El escenario, sin adornos, reflejaba este enfoque. No se hizo un gran esfuerzo por crear un ambiente particular, pero el ambiente en general fue relajado y de buen humor y esto condicionó la calidad de la tarde que pasamos en la ladera. A pesar de que él dijo que su papel se limitaba a proporcionar el brebaje, no estoy seguro de que el papel de Sanson fuera tan neutral. Es un autoproclamado activista que aboga no solo por el uso de psicodélicos sino también por el cambio social y no pierde la oportunidad de promover su visión del activismo social. Esto se ve alto y claro en sus canciones. Arma una tormenta con la guitarra y canta canciones tanto de liberación personal como política.

Cuando la luz comenzó a desvanecerse alrededor del árbol donde habíamos pasado la tarde, se hicieron intentos poco entusiastas de encender un fuego y Sanson mencionó que conocía una cueva a poca distancia donde tenía leña almacenada y donde no sería ningún problema hacer un fuego. Supongo que esto es otro elemento más que marca la diferencia entre un evento de la Sociedad Psicodélica frente a otros enfoques comerciales para tomar psicodélicos, que tienen una intención ceremonial o terapéutica más clara. En mi experiencia, estos otros enfoques tienen como objetivo minimizar el elemento de incertidumbre proporcionando un contexto muy claramente definido. Este otro enfoque fue mucho más flexible y se acerca mucho más al modelo de tomar un psicodélico con amigos, donde cualquier plan es provisional y puede cambiar en cualquier momento según sople el viento. La diferencia es que Sanson y Carla tienen mucha experiencia y siempre están disponibles para brindar tranquilidad o apoyo que se necesite. Hablé con uno de los participantes sobre esto algunos días después. Su sensación era que, si bien algunos aspectos de la experiencia general parecían un poco improvisados, liberar el control era precisamente en lo que sentía que necesitaba trabajar y, como tal, agradeció el enfoque más flexible, sintiendo que ello le dio el espacio no solo para la terapia, sino también para la aventura. Y así fue como dejamos el camino y comenzamos a trepar entre los arbustos y las rocas en la luz moribunda de esta nueva partida inesperada: encontrar una cueva en algún lugar de las colinas atraídos por la promesa de calor, refugio y prolongación de la aventura.

Llegamos a la cueva después de una corta caminata y, como suele suceder en un viaje psicodélico cuando todo fluye bien, parecía el mejor lugar del mundo para estar esa noche. La entrada a la cueva era pequeña y estaba cubierta por una puerta que, según Sanson, había sido puesta allí desde la última vez que la visitó. La sensación de que la custodia de la cueva era compartida entre las diversas personas que la cuidaban, a pesar de que nunca se habían conocido y no reclamaban la propiedad, resonaba muy bien con la visión del activismo de Sanson. Dentro había varias habitaciones, una de las cuales contenía un pequeño sofá y una chimenea. Todos nos acomodamos y pasamos un par de horas frente al fuego, Sanson tocando sus canciones de libertad en la guitarra y el resto uniéndonos con tambores y coros. Afuera, el cielo se estaba volviendo de un profundo tono azul medianoche y la ladera de la montaña estaba débilmente iluminada por la luz de la luna acompañada por dos estrellas. Contemplar la escena era ser conmovido por una belleza de otro mundo. Solo por una noche estuvimos en un lugar donde la magia y la aventura se encuentran. 

Gracias a San Pedro, gracias a la Sociedad Psicodélica.